Lema Institucional 2020 – Diversidad e Inclusión

 

Diversidad e Inclusión:

clave para el fortalecimiento

Como Organización Scout Nacional debemos estar en capacidad de poder distinguir la diferencia entre diversidad e inclusión, ya que estos conceptos suelen ser tratados como sinónimos, pero son diferentes y complementarios.

En la actualidad la diversidad y la inclusión desafortunadamente no son una prioridad de accionar para muchas organizaciones voluntarias o juveniles. Esto representa un importante reto para la Asociación de Scouts de Venezuela, pues en la medida en que logremos reflejar la diversidad de cada una de nuestras realidades locales, lograremos ser más innovadores, empáticos y exitosos en los ámbitos en los que participamos.

No es secreto que la inclusión y la diversidad dentro de un marco social debería ser una prioridad en todas las organizaciones del siglo XXI; no sólo por fomentar un ambiente más equitativo y aportar una visión mucho más global de las competencias individuales, sino también, para mejorar la calidad de vida, y aumentar los índices de aporte social como Organización Scout Nacional.

La diversidad y la inclusión hacen parte del papel protagónico que estamos llamados a jugar en la sociedad que nos ha correspondido vivir. Por lo tanto, debemos que trabajar la diversidad y la inclusión de manera conjunta.

La diversidad tiene que ver con las diferencias entre las personas. Identificando algunas dimensiones de diversidad que competen a nivel país, por ejemplo: género, grupo étnico, discapacidad, creencias religiosas, LGBT, nacionalidad y otras dimensiones cuya relevancia varían dependiendo de las distintas realidades locales.

Por otra parte, la inclusión es lo que realmente sostiene a la diversidad. Tiene todo que ver con la cultura y comportamientos de inclusión y el reconocimiento del valor de los individuos como personas. De manera que cada una de las personas pueda sentirse libre de ser quien es en su contexto. Al final lo que se busca lograr es que el 100% de las personas tenga una percepción positiva e incluyente de la sociedad.

Para poder lograr lo anterior es necesario que todos los scouts nos involucremos en la promoción de una cultura de inclusión, o lo que es lo mismo para nosotros una cultura de paz.

Desarrollar políticas de este tipo en nuestra organización no es una moda, sino un activo para nuestro programa. Específicamente, el fortalecimiento del compromiso de los propios miembros de la organización, quienes al saber que no se les juzga por sus preferencias o cualidades, sino por su talento, pueden trabajar sin la preocupación de que los puedan discriminar en cualquier momento.

Construir una Organización diversa e incluyente requiere de mucho trabajo. En la Asociación de Scouts de Venezuela sabemos que contamos contigo para logar esta meta.